Tomás Postigo llegó a la Ribera del Duero en el año 1984, y hoy es considerado como uno de los enólogos más veteranos y que mejor conoce la zona.

Tomás Postigo es licenciado en Ciencias Químicas por la Universidad Autónoma de Madrid y licenciado en Enología por la Universidad de Valladolid. Tras tres años investigando en el Instituto de Fermentaciones Industriales (CSIC), optó por dedicarse profesionalmente al mundo de la viña y la bodega. Postigo llegó a la Ribera del Duero en el año 1984, y hoy puede considerarse uno de los enólogos más veteranos y con mayor conocimiento de la zona.

Inició su trabajo de bodega en una cooperativa de la Ribera del Duero. Posteriormente, desde 1988 y hasta 2008, creó y dirigió uno de los vinos más emblemáticos de la misma Denominación de Origen, sin salir de Peñafiel.

Durante esta etapa, y fruto de su afán innovador, fue pionero en diversos campos de la elaboración del vino, como la utilización de Cabernet Sauvignon y Merlot en los coupages de sus vinos, la utilización del riego por goteo en viñedo de la Ribera del Duero, la utilización de roble francés para la crianza de vino tinto y la elaboración de vinos con movimiento de la uva por gravedad, dentro de la mencionada Denominación de Origen.

Es uno de los hombres clave de Ribera de Duero, autor de vinos . Fue en 1984 cuando Tomás Postigo aterrizó en Peñafiel (Valladolid). Ribera de Duero daba sus primeros pasos y en la provincia sólo había tres bodegas: Vega Sicilia, Alejandro Fernández y Protos.míticos, y siempre en plena forma con sus nuevos proyectos

expansión.com

Diez grandes tintos para el frío otoño
No diré que la química actual y los saberes de Tomás Postigo hayan de incluirse en el marco de la antigua alquimia, pero sí tengo la sensación de que la tarea creativa de ciertos enólogos libres de ataduras –como Tomás en la actualidad– encaja perfectamente en ese concepto global de ciencia casi secreta, cuyas claves –que no comparten con nadie– habitan solamente en la mente del autor de un vino con firma

elmundo.es

Tomás Postigo, alquimista de Peñafiel
El que sabe, sabe. Tomás Postigo es uno de los sabios de Ribera de Duero. Pasó primero por Protos y luego puso en marcha la famosa Pago de Carraovejas. En 2008, se estableció por su cuenta y este crianza 2011 es una demostración de fuerza. Una nariz cargada de fruta madura muy expresiva y llena de matices. La boca, con fuerza y rotundidad, es fresca, sabrosa y larga. Atentos a esta casa que dará mucho que hablar. ará mucho que hablar.

expansion.com

Tomás Postigo, el sabio de Peñafiel
Pasión, confianza y dedicación definen a Tomás Postigo. Si a esto también le añadimos la calidad de las materias primas y una buena idea, el resultado es como mínimo un éxito asegurado. Lleva más de veinte años trabajando en bodegas vallisoletanas, sobre todo en Peñafiel, pero a partir del año 2008 decidió ir más allá con su propia cosecha de vinos.

eladelantado.com

Vinos con fórmula mágica
La música es siempre una buena consejera, pero el arte del vino necesita de otras sabidurías. Y Tomás Postigo atesora muchas, lo demostró durante las tres últimas décadas de trayectoria profesional ligada a la enología y la Ribera de Duero. Vuelve ahora con su propio proyecto desde Peñafiel, la tierra donde empezó su andadura profesional. Lo hizo en Protos, bodega de la que fue director técnico hasta 1988, para dar el paso a Pago de Carraovejas.

LaNuevaEspaña.com

La consagración de Tomás Postigo
El currículum de Tomás Postigo recoge, entre otros logros, ser responsable de elaborar el primer crianza de Protos en 1985 y fundar con otros socios Pago de Carraovejas, 1 de las bodegas santo y seña de la Denominación de Origen Ribera del Duero, en la que permaneció 2 décadas, contribuyendo en buena medida a situarla en la élite. Una trayectoria al alcance de muy pocos.

castillayleoneconomica.es

Tomás Postigo cuenta con marcas propias en 'Ribera del Duero' y 'Rueda'
NEXT
PREV